El PIB venezolano según el FMI

El Nacional – Luis Oliveros: 

El Fondo Monetario Internacional publicó sus estimados de variación del producto interno bruto para el año 2019 y adicionalmente reportó lo que ha sido el comportamiento del PIB desde 2012 hasta 2018 e incluyó en los resultados sus proyecciones para 2019 en dólares (a precios corrientes). Venezuela nuevamente es la economía con los peores resultados, no solo desde el punto de vista de precios (es de lejos el país con mayor inflación, único con hiperinflación) sino también en lo que respecta a comportamiento del PIB.

El FMI prevé que el PIB caiga en Venezuela 25% en el año 2019. La caída del PIB venezolano entre 2012 y 2019 la convierte en el país que más disminuyó su PIB en ese período, le siguen Sudán del Sur, Timor, Guinea Ecuatorial y Libia.

Es fundamental recordar que el FMI no realiza visitas técnicas a Venezuela desde 2004 para la revisión de sus cuentas, como prevén sus estatutos, por decisión de Hugo Chávez, quien les prohibió venir al país y a entes como el BCV y al Ministerio de Finanzas compartir información con ellos. También mandó a cerrar la oficina que tenía el FMI en el país.

¿Qué significa este retroceso de la economía venezolana? Para el año 2012 Venezuela era la cuarta economía de Suramérica, solo tenía por delante a Brasil, Argentina y Colombia. En 2019 será la séptima. En 2012 representaba 7,5% del PIB regional, en 2019 el 2,1%. Es importante tener en cuenta que Argentina sigue “pesando” en la región un poco más de 13%, Brasil de casi 56% pasa a 54%, Bolivia duplica su participación, Brasil y Venezuela son las únicas que disminuyeron su peso en la región y la economía que más crece es Bolivia.

Si comparamos a Venezuela con los países OPEP tenemos que para 2012 representaba la quinta economía de la organización y hoy pasa a ser la penúltima, superada solo por Libia. En 2012 era responsable de 10% del PIB de la OPEP, para 2019 apenas 2,4%. Si la organización saca a Venezuela de sus estadísticas, en conjunto hubieran crecido 3% en el período, pero el tenerla significa una caída de 6%.

En Centroamérica todos los países crecen, llamando la atención no solamente Panamá, sino también naciones que son beneficiadas de envíos de petróleo desde Venezuela como República Dominicana, Haití, Nicaragua y hasta Guyana. Al revisar el comportamiento de las economías de otros de los países de Petrocaribe (países del Caribe), nos encontramos que todas crecen y lo hacen a tasas muy elevadas. Hasta Zimbabue muestra crecimiento en ese período. Es de destacar que dos de los aliados más importantes de quienes están en el gobierno actualmente, como Turquía y Rusia, también presentan caídas en su PIB.

Una manera de entender lo que el FMI nos dice con respecto al PIB venezolano es agarrar una torta, picarla en cuatro partes iguales y retirar tres de esas partes. Ese 25% que le quede de la torta es lo que aún existe de la economía venezolana (vs lo que era esta economía hace 6 años). La economía venezolana se contrajo mucho, muy rápido y lo peor de todo: sin cambio político será imposible que pueda volver a crecer. Una economía que no crece, se empequeñece, genera pobreza, cierran empresas y su gente huye; a ese escenario agreguemos una hiperinflación. Un coctel muy duro.

Fuente: El Nacional