Nuevo Arzobispo

La Hora – Carlos Freile: 

El papa Francisco ha nombrado a monseñor Alfredo Espinoza Mateus SDB nuevo arzobispo de Quito; antes dirigió pastoralmente la diócesis de Loja y allí dejó un recuerdo muy grato, no solo por sus dotes de pastor sino por su honda calidad humana, su capacidad de encuentro y de comprensión. Como buen hijo de Don Bosco es devoto ferviente de la Virgen María, por ello de inmediato se prendó de la “Joya de Loja”, esta es feliz expresión suya, la Virgen del Cisne. El intenso amor a la Madre de Dios vincula al nuevo arzobispo con la larguísima tradición católica de grandes hombres que han sabido hacerse como niños para ponerse con sencillez en las manos de la Madre de la Iglesia y Auxiliadora de los Cristianos

Otra característica salesiana que le distingue, y lo ha señalado él mismo con humilde verdad, es la alegría. La alegría de don Bosco no es la que da el mundo, muchas veces vacía y sin sentido; es la alegría profunda nacida de la convicción de ser creaturas amadas de Dios. Es la sencilla virtud de quien no se ensalza y por ello no se amarga cuando cree que no le reconocen sus méritos. Es la satisfacción de cumplir con su deber por amor, aunque los frutos no se vean de inmediato, el no dejarse vencer por el desánimo ni por la ingratitud.

Monseñor Espinoza nació en Guayaquil, y es el segundo guayaquileño que sirve al arzobispado de la Capital de la República: El primero fue Francisco Xavier de Garaycoa y Llaguno, de familia patriota y coronada por el heroísmo en las luchas por la Independencia; ocupó la sede quiteña de 1851 a 1859 y en realidad fue el primer arzobispo en ejercer este cargo, pues su predecesor, el primer nombrado, Nicolás de Arteta, falleció a los cuatro días.

En tiempos antiguos era costumbre inveterada dedicar al nuevo pastor en la bienvenida a su llegada a la sede las palabras del Evangelio de San Mateo (21,9): “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!” Con afecto y esperanza los fieles católicos de Quito recibimos con esas palabras a Monseñor Alfredo Espinoza Mateus, hijo de Don Bosco y  le pedimos que cuente con nosotros.

Fuente: La Hora