EE.UU. registra 52.000 contagios en un día mientras Trump niega la Covid-19

La Vanguardia:

Los presidentes Donald Trump y su predecesor, Barack Obama, disfrutan de algo en común, a pesar de que parezca un imposible.

Desde puntos de vista radicalmente opuestos, y no solo por el color de la piel, los dos confluyen a la hora de apelar al llamado “excepcionalismo americano”.

La teoría de que Estados Unidos es un país singular, sin parangón, forma parte de una idiosincrasia patriótica única y de su particular amor propio nacional.

Este concepto, en vísperas de la gran fiesta del día de la Independencia (4 de julio), se halla en uno de los periodos más críticos que se recuerda y eso que ha habido otros pasajes de dudas sobre su preeminencia global.

El 83% de los estadounidenses no se siente orgulloso de su país, según una reciente encuesta del Pew Research Center. Es uno de los indicadores más malos que se recuerdan en esta materia.

La manera en que el Gobierno Trump ha afrontado la Covid-19 ha provocado una insatisfacción mayoritaria, como también recalcan los sondeos. Excepcionales sí, sin duda, pero en la franja negativa, como uno de los peores países en la gestión del coronavirus.

La evolución de la pandemia del coronavirus en EE.UU.
La evolución de la pandemia del coronavirus en EE.UU. (LV)

Estados Unidos es el número uno mundial en contagios (más de 2,7 millones) y en difuntos, rozando ya los 131.000. Suma y sigue, porque EE.UU. se encuentran en un repunte de enfermos, en especial en aquellos estados que actuaron con lentitud ante la enfermedad pero que se dieron mucha prisa por reabrir los negocios y relajaron la mitigación.

Donald Trump insistió este miércoles en su exclusivo pensamiento mágico. “Pienso que estamos volviendo de una manera muy fuerte, lo estamos haciendo muy bien con el coronavirus, que, en algún momento, simplemente va a desaparecer”, afirmó en la Fox, su cadena propagandística.

Desde que se reabrió

Estados Unidos ha contabilizado 800.000 nuevos casos a lo largo del mes de junio

El país amaneció este jueves con la noticia de que esa misma jornada del miércoles se alcanzó la cima de 52.000 nuevos casos en tan solo 24 horas, según el cómputo de la Universidad John Hopkins.

La infección continuó creciendo ayer en 40 estados. En 14 de estos registraron el récord de incremento en una sola jornada del número de enfermos. En torno a un 40% del país está adoptando medidas de volver a cerrar negocios por el temor a este repunte, que afecta en especial a jóvenes.

Más de 800.000 positivos se han detectado a lo largo de junio, cuando prácticamente todo el país había empezado en su intento de regresar a la normalidad.

“Esta increíble noticia es el resultado de las históricas acciones que mi Administración ha adoptado”, festejó este jueves Trump en la Casa Blanca, en una comparecencia ante la prensa, sin preguntas, para festejar que en junio se crearon 4,8 millones de empleos. El presidente no solo obvió que el paro continúa en el 11,1% (en febrero era del 3,5%) y de que esta es la parte más fácil de la recuperación, sino que se olvidó totalmente del incremento de casos y de la marcha atrás en todos esos estados afectados. Nada de los 52.000 nuevos afectados.

Al contrario, Trump insistió en que el virus está de capa caída y que Estados Unidos lo ha hecho mucho mejor que China o Europa y que está bajo control.

Trump proclamó victoria. Hacía solo un par de días que el doctor Anthony Fauci, uno de los principales responsables sanitarios, lanzó el aviso en el Senado de que no le sorprenderá si los contagios suben hasta los 100.000 diarios. “Vamos en la dirección incorrecta”, remarcó. “Todo el país está en riesgo”, dijo.

“Negar la realidad no derrotará a la realidad. Trump ha vivido en la negación y ha negado a la ciencia desde el primer día”, subrayó el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. “La realidad gana y la realidad ganará y ahora el país está sufriendo por culpa del presidente”, reiteró al anunciar este miércoles que la Gran Manzana no permitirá la reapertura del servicio interior en bares y restaurantes el próximo lunes a la vista de lo que está sucediendo en Texas, Arizona, Florida o California, cuatro de los estados más castigados por el rebrote.

Siguiendo la senda de Texas, Arizona o Florida, el gobernador californiano Gavin Newson ordenó el cierre del interior de bares y restaurantes de 19 condados. Esto supone el 70% del estado más poblado de EE.UU.

Habla de victoria

Según el presidente, el virus va de capa caída y él lo ha hecho mejor que China o Europa

Tanto Trump como Pence alegan que ha caído el índice de mortalidad. Fauci recordó que este resultado suele venir después de los incrementos de casos. Otros expertos señalaron que esto se debe a que ha mejorado el tratamiento médico y a que las personas mayores son más cuidadosas, pero que se puede estar al borde de un incremento.

El presidente no dijo nada de que Europa cierre las fronteras a los estadounidenses, otra afrenta al orgullo nacional. “Trump no ha hecho la parte básica de su trabajo –afirmó su rival, Joe Biden– y la restricción de viajar tiene consecuencias en nuestra relación con el mundo, personal, económica, cultura y estratégicamente”. Biden recordó: “Somos los primeros en infecciones y muertos”.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200703/482058444513/eeuu-registra-52000-contagios-en-un-dia-mientras-trump-niega-la-covid-19.html