Pese a fenómeno ‘extremo’ en 2020, la capa de ozono continúa recuperándose

El Universo:

El ozono se ha recuperado a una tasa del 1 % al 3 % desde el año 2000 y, a la velocidad actual, el hemisferio norte y el ozono en latitudes medias sanarán completamente en la década de 2030, seguido por el hemisferio sur en la década de 2050 y en las regiones polares para el 2060, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Estas estimaciones revelan el “éxito” del tratado ambiental alcanzado en Montreal el 16 de septiembre de 1987, del que Ecuador es signatario, dice la organización internacional.

Sin embargo, a pesar de estos avances, en marzo de este año se dio un fenómeno ‘extremo’. El Servicio Copérnico de Monitoreo Atmosférico (CAMS, por sus siglas en inglés) informó que se había formado un agujero de un millón de kilómetros cuadrados aproximadamente en la capa de ozono del Polo Norte. Este orificio fue el más grande registrado en la historia en esa zona.

CAMS dijo que el agujero fue resultado de condiciones climáticas inusuales sobre el Ártico que crearon un “vórtice polar”, una fuerza poderosa que gira sobre sí misma y que pudo abrir un agujero en el ozono. Pero este orificio se cerró un mes después. El vórtice se dividió en dos, permitiendo que entre aire rico en ozono, explicó CAMS.

La organización dijo que el cierre también se debía a una “ola de calor” que se registró en el Ártico. Además, descartó que el cierre sea producto de la paralización de actividades de los humanos por el COVID-19.

Aunque la ONU asegura que este agujero habría sido peor de no estar vigente el Protocolo de Montreal, que busca acabar con la producción y uso de sustancias que reducen la capa de ozono como los clorofluorocarbonos (CFC) que se utilizan en sistemas de refrigeración, aires acondicionados, espumas aislantes y solventes.

También advierte que las condiciones meteorológicas y las temperaturas varían cada año provocando una fluctuación en la gravedad del deterioro del ozono, abriendo la puerta a que se produzcan ocasionalmente grandes reducciones del ozono en el Ártico.

Asimismo, aclara que las temperaturas de la estratosfera en el Ártico no bajan tanto como las del Antártico, ni permanecen bajas durante un período de tiempo prolongado.

La velocidad de fusión del hielo, el aumento de la presión sobre el sistema inmunitario de organismos vivos y cáncer de piel y cataratas son algunas de las consecuencias de un agujero en esta capa. Hay hábitos que la ciudadanía debe adoptar para su conservación.

Por ejemplo, realizar mantenimiento de neveras y aires acondicionados, y comprar artefactos de alta eficiencia. Hoy, 16 de septiembre, es el Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono.

La ONU pide el mismo ‘espíritu’ a los países para luchar contra el cambio climático

La Organización de Naciones Unidas (ONU) pide a todos los países del mundo que tengan el mismo ‘espíritu’ que se ha mantenido, hasta el momento, en la restauración de la capa de ozono para luchar contra el cambio climático.

Un informe publicado por la ONU, la Organización Meteorológica Mundial y otros grupos científicos globales indica que el mundo se acerca al ‘límite’ de temperatura determinado por los líderes mundiales hace cinco años y se lo podría superar en la siguiente década.

En los próximos cinco años el mundo tiene una probabilidad de uno entre cuatro de conocer un año lo suficientemente caliente para elevar la temperatura global en 1,5 grados centígrados (2,7 Farenheit) por encima de la época preindustrial.

Ese aumento de 1,5 grados es el más estricto de dos límites fijados en 2015 en el acuerdo de París para combatir el cambio climático. Un informe científico de la ONU en 2018 dijo que el mundo es capaz de sobrevivir a un aumento de temperatura aún mayor, pero que los peligros crecen enormemente.

Este año se registraron temperaturas récord de 54,4 grados centígrados en Death Valley, California, y de 38 grados en Siberia. El calentamiento ya registrado ha “incrementado las probabilidades de eventos extremos que no tienen precedentes en nuestra experiencia histórica”, dijo el climatólogo Noah Diffenbaugh, de la Universidad de Stanford.

Por ejemplo, el calentamiento global histórico ha incrementado las posibilidades de temperaturas récord en más del 80 % del globo terrestre y ha “duplicado o incluso triplicado estas probabilidades en la región de California y el oeste de Estados Unidos, que ha experimentado calor récord en las últimas semanas”, añadió Diffenbaugh. 

Fuente: https://www.eluniverso.com/noticias/2020/09/16/nota/7978717/pese-fenomeno-extremo-2020-capa-ozono-continua-recuperandose