La segunda ola del coronavirus castiga a Europa

La Vanguardia:

Los avisos se han sucedido uno tras otro, los científicos advirtieron de los que se venía encima. Y sus profecías se están cumpliendo, pero habiéndolos convertido en Casandras con bata blanca, no los hemos escuchado suficiente. O tal vez se ha focalizado el esfuerzo en la respuesta inmediata y no lo bastante en preparar la de medio plazo.

Ya en mayo, los expertos alertaban que la segunda ola del coronavirus sería inevitable. “La pregunta es cuándo y cómo de grande, ésta es la pregunta”, dijo entonces la directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon. La misma experta, que dirige esta agencia donde la Unión Europea analiza los datos de la Covid-19, advirtió este pasado miércoles que estamos volviendo a los niveles de marzo. “El virus no ha estado durmiendo durante el verano. No ha tomado vacaciones”, dijo la doctora Ammon.

Esta advertencia cobró aún más fuerza con una segunda alerta en solo dos días. Fue el jueves, cuando el director de la OMS para Europa, Hans Kluge, advirtió que el nivel de transmisión había llegado a niveles alarmantes. El número de casos diarios se sitúa entre los 40.000 y 50.000 en la zona Europa de la OMS, cuando en abril se había llegado a un récord de 43.000 contagios. El récord absoluto se produjo el 11 de septiembre, con 54.000 contagios en 24 horas. “Las cifras de septiembre deberían servir de alarma para todos”, afirmó Kluge, que añadió que el mayor número de test que ahora se llevan a cabo no lo explica todo. “Aunque estos números reflejan que se han hecho más test, también muestran tasas alarmantes de transmisión en la región”, concluyó el responsable de la OMS.

Los datos de la agencia europea (ECDC) lo corroboran. La tasa de notificación de nuevos casos ha aumentado durante más de 50 días consecutivos, con más de la mitad de los países de la UE experimentando incrementos de contagios. Y la ampliación del número de test no es la única razón que lo explica. Otra causa es la relajación de la distancia física y otras medidas preventivas, según la agencia, que recuerda que en un momento en que se reabren las escuelas y se intensifican las actividades en interiores, este incremento de contagios es un recuerdo de que la pandemia está muy presente.

España es zona muy roja

Tiene 300,5 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, la tasa más alta de la UE

España se sitúa en cabeza de todas las listas, del número total de contagios, con 640.000, y también de la marcada tendencia al alza de los últimos días. Fijándonos en los últimos 14 días, tiene una tasa de 300,5 nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Le sigue Francia, con una tasa de 185,8 y después ya se baja substancialmente con el Reino Unido (69,3) y aún más con Italia (33,5) y Alemania (25,8), según los datos actualizados de ayer de la agencia europea. Para tener una referencia, cuando la Comisión Europea propuso el 4 de septiembre un código de colores para identificar a las zonas de alto riesgo, un criterio era que se hubieran producido más de 150 casos por 100.000 habitantes. Ahora mismo, España lo duplica.

La agencia recomienda test masivos en comunidades locales con altas tasas de contagio. Sería el caso de Madrid. Según la situación epidemiológica, el tamaño y la densidad de la población de estas áreas afectadas intensamente, los test masivos “serían menos disruptivos para la sociedad que tener que introducir y asegurar el cumplimiento de medidas más rigurosas”.

En la respuesta global a la pandemia, la UE sigue siendo un puzle de medidas tomadas por cada país, solo matizado por los intentos de coordinación desde Bruselas. “Se tiene que combatir la pandemia con medidas locales y estrategias globales”, dicen fuentes europeas que subrayan que la UE no tiene competencias en salud y fronteras.

Aún sigue debatiéndose la propuesta de la Comisión Europea del 4 de septiembre de elaborar un código de colores común en toda la UE sobre zonas de riesgo y restricciones de viaje. Este jueves, los embajadores de los 27 países consensuaron los criterios de base para medir la pandemia: la tasa de nuevos casos y la de test realizados por 100.000 habitantes y el ratio de test positivos. A estos criterios se sumarán los datos de población, hospitalización, UVI y mortalidad, si es posible con periodicidad semanal.

Código de colores europeo

Los 27 aún no han acordado los criterios comunes para señalar las zonas de riesgo

En cambio, aún no hay acuerdo sobre el código de color común, y sobre la distribución a nivel nacional o regional. “La recepción positiva del informe por los embajadores nos anima a continuar con los esfuerzos de coordinación a toda velocidad”, indicaron portavoces de la presidencia alemana de la UE.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200921/483586514199/la-segunda-ola-del-coronavirus-castiga-a-europa.html