Estados Unidos lo resiste todo

La Vanguardia – JOAQUÍN LUNA:

Hace veinte años estaba en Austin (Texas), buen sitio, esperando a que, de un momento a otro, George W. Bush pronunciase el discurso del vencedor. Nunca lo hizo.

Y el futuro de la Casa Blanca –y con él la democracia de EE.UU.– fue dirimido en un anodino colegio electoral de Palm Beach (Florida), en cuyos alrededores florecían negocios estrafalarios, como una tienda que vendía serpientes enormes y un club de esos donde chicas con tanga se contorsionan en una barra.

Pase lo que pase hoy, Trump o Biden jurarán el cargo ante el Capitolio el 20 de enero

Estados Unidos iba a romperse y durante aquella espera –recuento de papeletas en Florida, con métodos inverosímiles como una máquina perforadora de papel– el mundo parecía convencido de que el presidente, Bush o Gore, nunca llegaría a gobernar con normalidad.

El candidato republicano se llevó Florida… por 537 votos (el 0,009%) y fue incluso reelegido en el 2004 a pesar de que en Europa le tratábamos de incendiario. Los ejércitos legales, as usual , se retiraron a tiempo. Al Gore también y da conferencias.

El mundo, sí, se ha polarizado y todo parece oscuro, gentileza de Donald Trump. Los agoreros dibujan un escenario dantesco si pierde. Da igual: el 20 de enero del 2021, en una mañana fría y washingtoniana, él o Joe Biden jurarán los principios de la Constitución en las escalinatas del Capitolio, que para eso está elevado respecto a la cercana Casa Blanca.

EE.UU. saldrá adelante porque tiene dos cualidades imbatibles: una arquitectura democrática formidable –gracias a sus contrapoderes el mandato de Trump se ha quedado en folklore– y un sentido innato del pragmatismo, lo opuesto a España.

¿Estado fallido? Los estados no se desmoronan así como así. Superaron la guerra civil de 1861-65 y cuantas encrucijadas –incontables– deparó el destino. El magnicidio conspirativo de Dallas. La fractura “insuperable” de Vietnam. La tensión racial perpetua. Watergate y la caída de Nixon. Los recelos sobre el actor Reagan en plena guerra fría. La supuesta incapacidad de George W. Bush. Cuatro años de Trump…

Han limitado el estropicio de estos cuatro años –ocho si así lo votan– y Donald Trump ha sido un bocazas pero la economía, boyante y sin provocar guerras: uno de esos boxeadores con batines selváticos y mirada de malotes, pero que en cuanto suena la campana salen del paso (ganen o pierdan, siempre se van a casa).

Pase lo que pase hoy, Estados Unidos resistirá. Lo resiste todo.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/opinion/20201104/49216878151/estados-unidos-lo-resiste-todo.html