Una interpretación errada de las uniones civiles mencionadas por el Papa

El Nuevo Herald – HÉCTOR LANS:

Con el propósito de informar y aclarar conceptos, como bien dice el Sr. Carlos Alberto Montaner, destacado escritor cubanoamericano, “el respaldo que brinda el Sumo Pontífice es muy limitado. Su solidaridad se limita a uniones civiles,” dice Montaner.

Sin embargo, si leemos las consideraciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, redactada por el Papa Emérito Benedito XVI, es claro que la misma expresa el amor del Padre Celestial hacia el pecador y al mismo tiempo condena firmemente el pecado y se pronuncia totalmente en contra toda autoridad eclesiástica o civil que se declare a favor de la unión homosexual, la cual queda como inaceptable ante la Ley Natural, la Ley Bíblica, la Ley Científica y dudosamente, ante la Ley o Código Común, que como todos sabemos, al ser hecha por el hombre, busca acomodamiento a sus debilidades. Esta posición queda desvirtuada por el hecho de que el sexo tiene como máximo objetivo teológico, filosófico, natural y social la reproducción, la cual queda inhabilitada en la unión de personas del mismo sexo.

Como católico, no me siento capaz de poner en tela de juicio al Papa Francisco. Sin embargo, la opinión de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigida por el Papa Emérito Benedicto XVI, durante todos los años del Papado del hoy San Juan Pablo II, es clara al respecto, en cuanto a la no aceptación de dicha relación, ni en el ámbito religioso, ni en el civil y claramente expresa que toda autoridad civil o religiosa queda obligada éticamente a desaprobarla.

Lo que menciona Montaner acerca de los derechos sobre herencia por parte de personas homosexuales y la imposibilidad de aplicarlos por no estar reconocidos en legítimo matrimonio civil, es totalmente falso, ya que con un simple testamento este tema quedaría resuelto, como suele suceder en la práctica ante estos casos.

Decir que el Catolicismo es machista y anti-LGBT es una falacia total, ya que es bien sabido por todos los católicos practicantes, que el catolicismo llama a puertas abiertas a todos los hombres, gais o no gais. Los llama al amor incondicional de su Creador, sin negar que condena un principio de orden natural, bíblico y científico.

Boletín Noticias

Las noticias más importantes del sur de la Florida, Estados Unidos y América Latina. INSCRÍBASE

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad y Términos de Servicio de Google.

En cuanto a las mujeres, fue Jesús, el fundador de la Iglesia Católica, quien devolvió a la mujer su carácter social y su dignidad humana. Las mujeres tienen los mismos derechos de los hombres, pero tienen diferentes roles y funciones en la sociedad y la familia.

La afirmación de Frederic Martel de que el 80% de los clérigos que rodean al Papa son homosexuales es totalmente errónea, pero aún si no lo fuera, el solo hecho de renunciar a una postura anti-natura en obediencia al Creador, merecería un mayor respeto a estos seres humanos, a los que en lenguaje indirecto y latente, Montaner discrimina de manera sutil y discriminatoria.

No sé a fondo cuál es la motivación de Montaner al tratar de desprestigiar una institución de más de 2,000 años, a la que Cristo profetizó prevalecerá. Lo que no es menos cierto es que Montaner se quitó por completo la careta, a la forma de decir del cubano, con el reciente comercial a favor de Biden/Harris.

Montaner pretende, con aire modernista, asumir una actitud genérica que se opone a los valores naturales y bíblicos, cuya debilidad queda claramente demostrada con su apoyo a una agenda materialista en esencia, izquierdista extrema en su proyección y comunista en sus sentimientos y valores.

Da pena, Carlos Alberto, que deshonres de tal manera tan patriótico legado que dejara tu padre por herencia.

Fuente: https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/cartas/article246929677.html