Código Monetario correísta liquidó la autonomía del Banco Central

La Hora: 

Verónica Artola, gerente del Banco Central del Ecuador (BCE), explicó que en los dos últimos años se ha trabajado para recuperar la autonomía perdida, por lo que ese esfuerzo no es el resultado de la imposición del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“A partir del Código Orgánico Monetario y Financiero de 2014, el Banco no es independiente, debido a que sus decisiones están supeditadas a los dictados del Ejecutivo”, dijo.

En este sentido, Marcos López, delegado del Presidente ante la Junta de Regulación Monetaria y Financiera, recalcó que el Código emitido durante el correísmo y la pérdida de la autonomía del BCE son unos de los errores más grandes y que aún lo estamos pagando.

“Tenemos una deficiencia de reservas internacionales que no permiten afrontar ‘shocks’ externos. Se manipuló los balances, se llegó a tener una deuda con el Estado de 7.000 millones de dólares por préstamos de liquidez. Una parte de esa deuda se rebajó de manera tramposa con acciones de la banca pública. Estos son solo unos ejemplos para establecer que la falta de autonomía en el BCE es lo más nefasto que puede existir en dolarización”, aseveró.

En el caso de las reservas, hasta noviembre de 2008, el BCE tenía una relación de 1 a 1; es decir, por cada dólar de depósito existía un dólar de reserva. Ahora, tenemos 35 centavos de reserva por cada dólar de depósitos.

Según Artola, desde mayo 2017, se han tomado tres acciones para devolver la autonomía. A partir de esa fecha, ya no se han hecho más inversiones o préstamos en el Ministerio de Economía. En diciembre de 2017 se efectuó una reforma legal que establece que el BCE no se le puede pagar en otra cosa que no sea efectivo. Y en agosto 2018, mediante la Ley Fomento Productivo, se prohíbe al BCE prestar recursos al Ministerio de Economía o cualquier ente del Estado.
Nuevo Código
Artola afirmó que un primer aspecto es la autonomía personal, o sea, que la institución tenga un directorio, cuyos miembros duren en los cargos seis años. Además, se busca que en su mandato no haya injerencia política, aunque sus siete miembros serán designados por la Presidencia de la República.

EL DATO
El Banco Central no tiene recursos para enfrentar un shock externo.
Otro aspecto es la autonomía funcional, donde se establezca su condición de persona jurídica de derecho público, de duración definida y que tenga voto en instancias como la Junta de Regulación de Política Monetaria y Financiera, donde ahora solo tiene voz.

Finalmente, el nuevo Código que llegará a la Asamblea en septiembre, busca la autonomía financiera, con el fin de BCE puede aprobar, independientemente, sus presupuestos y decidir el destino de sus recursos. En este punto, se intenta evitar que, como sucedió los últimos años, alrededor de 100 millones de utilidades anuales deban ser transferidos al Ministerio de Economía, y no sean utilizados por la institución.

Otro objetivo es recuperar el Centro de Estudios Económicos que tenía el BCE, y que fue desmantelado durante el gobierno pasado. (JS)

BCE recuperará 500 millones de deuda con el Estado 
°  Hasta finales de 2019, el BCE recibirá del Gobierno, a través del Ministerio de Economía, 500 millones correspondientes a una parte de los préstamos de liquidez hechos en el anterior gobierno. A la fecha, el saldo de la deuda es de 2.891,98 millones, pero en 2016 era de 4.221,95 millones.

En 2017 se entregó al BCE, como pago por parte de la deuda, bonos de la banca pública por más de 2.000 millones.

Fuente: La Hora