Más de 6,3 millones de productos médicos a la basura

La Hora: 

La Contraloría, a través de un examen especial, estableció un perjuicio de 6’339.240,6 dólares por medicinas, insumos y dispositivos médicos caducados, faltantes o sin rotación, hallados en bodegas del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), del IESS.

El examen analizó la existencia de medicamentos, dispositivos e insumos médicos en las bodegas; y los procesos de adquisición, distribución y utilización en el periodo del 1 de enero de 2013 al 31 de diciembre de 2018. La primera lectura es parte de un informe que, durante los próximos 15 días, se irá develando y detallará hallazgos en 30 unidades médicas del país.
El informe
En el caso del HCAM, la primera conclusión es que en su bodega se encontraron 87.487 unidades de medicamentos caducados por un valor de $411.530,24. Asimismo, se evidenció 100.079 unidades de insumos y dispositivos médicos caducados por $4’326.787,39. Estos hallazgos son del 11, 12 y 13 de junio de 2019 durante una inspección.

Todas estas medicinas e insumos vencidos provocaron la indisponibilidad de ‘stocks’ para tratamientos oncológicos, antihipertensivos, antibióticos y gastrointestinales para cirugías oculares, neurológicas y traumatológicas.

Otro de los principales hallazgos es que no se realizaron constataciones físicas periódicas en las bodegas del hospital, y tampoco se efectuaron gestiones para la reposición de 25.843 unidades de medicamentos por $365.490,68.

Lo mismo sucedió con 27.840 unidades de insumos y dispositivos médicos por $899.219,34.

Igualmente, no se efectuaron los estudios o informes que sustenten las cantidades adquiridas de medicamentos, así como se incumplieron los trámites correspondientes para el canje ante las casas proveedoras, ocasionando que 354.725 unidades de medicinas por $336.212,95 no sean utilizadas para pacientes con síndrome coronario agudo, prevención de trombosis, trasplante de órganos, entre otros.

Finalmente, Contraloría determinó que los servidores, al inicio y fin de gestión, no suscribieron las actas de entrega-recepción de las bodegas, ocasionando que no se pueda determinar el estado de las existencias, posibles faltantes, control de fechas de caducidad y nivel de rotación, limitando el control posterior. (JS)

Mi opinión en 30 segundos
Marco Proaño Maya, abogado y experto en el IESS
Son actos imperdonables 
° Las actuaciones discrecionales y corruptas en el manejo de medicamentos e insumos médicos son imperdonables, y constituyen un grave golpe al derecho de los afiliados a una atención médica oportuna y de calidad. Los responsables tienen que ser duramente sancionados, incluyendo a las jerarquías políticas dentro del Consejo Directivo del IESS y la Dirección General de Salud.