El nuevo presidente deberá gestionar aumentos especulativos de precios desde su primer día

La Hora:

Un Gobierno que llega con el viento en contra y una crisis socio-económica que aún está lejos de ser superada; parece el momento propicio para exigir o imponer un incremento en los precios, como compensación ante los estragos de la pandemia.

La lógica detrás es que las nuevas autoridades no querrán conflicto, al menos al inicio, con ningún sector de la economía. Así, por ejemplo, los panificadores anunciaron que, desde el 24 de mayo de 2021, día del cambio de mando, subirán el precio del pan popular de $0,12 a $0,20.

Diego Olmedo, economista y socio fundador de Olmedo Inversiones y Finanzas, explicó que ese tipo de aumentos no son técnicos ni producto de ningún estudio, sino meramente especulativos.

“El ministro de Economía y de Producción del nuevo Gobierno debe sentarse de inmediato a conversar con los distintos gremios, con las cámaras y sectores. Hay que revisar la estructura de costos y mano de obra. Definir acuerdos y consensos”, explicó Olmedo. “Si no hace eso, le van a subir el precio de los inmuebles, el precio del acero, de la madera, transporte público y privado, de alimentos”.

Cuatro puntos calientes

La pandemia y el desplome de la economía empujaron hacia abajo a más de 1,2 millones de ecuatorianos antes considerados de clase media. Como consecuencia, la demanda y el consumo de los hogares se ha desplomado y ha puesto contra las cuerdas a sectores como transporte, producción media y pequeña de alimentos, construcción y servicios (incluyendo turismo).

Desde esos sectores llegarán las principales presiones por aumentos de precios en temas tan sensibles como canasta básica, pasajes y fletes de transporte.

Según Olmedo, si no se articula rápidamente una agenda de competitividad y productividad, donde los sectores más afectados por la crisis vean una hoja de ruta clara y realizable, en corto plazo se podría enfrentar un panorama de subidas de precios que encarecería, en promedio, entre el 5% y 10% la estructura de costos del sector productivo.

En ese escenario, que incluye aspiraciones de aumento salarial entre sindicatos y gremios, se puede configurar una bola de nieve de bienes más caros, menos capacidad de compra, menos producción, menos crecimiento y menos empleo adecuado. (JS)

Transporte, producción media y pequeña de alimentos, construcción y servicios son los sectores con más riesgo de alzas especulativas de precios
Más del 50% de presupuesto mensual de los sectores más pobres, incluyendo la clase media precarizada, se va en alimentos básicos y transporte.

Alimentos más caros afectan a sectores de menos ingresos

De acuerdo con un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI), los tres segmentos con menores ingresos, incluyendo clase media precaria, destinan el 42,2% de su presupuesto mensual a alimentos y un 8% al transporte.

En otras palabras, más del 50% de su capacidad adquisitiva se va en bienes básicos y movilización, que son dos de los sectores con más riesgo de especulación y presiones al alza durante el inicio del nuevo Gobierno.

Luciana Rivera, economista y ex analista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), comentó que el presidente Lasso tendrá que hacer equilibrismo, casi como caminar en la cuerda floja, para mediar política y económicamente los requerimientos de los sectores productivos.

“Ya hay un alto descontento social por el alto costo de la crisis atada a la pandemia. Cualquier subida de precios, como los anunciados $0,08 en el pan popular, representa un gasto adicional de más de $11 al mes para un subempleado promedio que apenas llega a los $200 de ingresos”, acotó.

Economía poco rentable

La ineficiencia no solo es patrimonio de la gestión pública, desde el sector privado hay contados sectores y actividades que pueden generar buenos márgenes y utilidades consistentes, entre ellos están petróleo, minería, servicios financieros.

En la mayoría, la actual productividad permite apenas una ganancia de centavos y poco más, según Diego Olmedo, economista y socio fundador de Olmedo Inversiones y Finanzas.

Por eso, la tarea para evitar un colapso productivo y social depende de acordar un plan de desarrollo no sólo para 4 años, sino con miras a los próximos 20 años. “Necesitamos crecer más de 4% anual, sin descuidar lo social”, acotó.

Fuente: https://www.lahora.com.ec/el-nuevo-presidente-debera-gestionar-aumentos-especulativos-de-precios-desde-su-primer-dia/