El izquierdista Pedro Castillo se impone en un Perú partido en dos

ABC:

JoséPedro Castillo Terrones, maestro rural de 51 años, será el nuevo presidente de Perú tras imponerse en una apretada elección a Keiko Sofía Fujimori, bajo el lema «no más pobres en un país rico» y blandiendo su ya célebre lápiz, símbolo de su campaña, con el que dice querer «re-escribir la historia en el año que conmemora el bicentenario de la independencia».

Al 95.25% del escrutinio, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Castillo, candidato de Perú Libre, obtenía anoche el 50,25% frente a Fujimori, de Fuerza Popular, con el 49.74%. Pese a que queda un poco más del 4% de votos por contar, los especialistas daban ya por segura la victoria del izquierdista. «Falta muy poco porcentaje de actas que deben ser procesadas por la ONPE: de las zonas más alejadas de la selva y los Andes», explicaba anoche a ABC Patricia Zarate, directora de la encuestadora del Instituto de Estudios Peruanos para descartar que Fujimori pudiese ya dar la vuelta a ese resultado.

El economista José Bacigalupo indicó por su parte que «así como en Estados Unidos, Ohio define el (presidente) ganador, en Perú el que gana en Pasco gana la elección, y en Pasco ganó Castillo con entre el 67,3 y el 32,7%».

Veinticinco millones de peruanos acudieron a votar en primera y segunda vuelta en medio de una pandemia que causó más de 180.000 muertos y del rechazo a la clase política en general. En este ambiente surgió la figura de Castillo, profesor y líder sindical, nacido en Cajamarca, donde en 1535 el conquistador Francisco Pizarro ordenó la muerte del inca Atahualpa y terminó con su imperio.

«Sin el trauma brutal de la peste, ese escenario desolador (el pase a la segunda vuelta de Pedro Castillo y Keiko Sofía Fujimori) no hubiera ocurrido jamás», indicó el director de IDL Reporteros, Gustavo Gorriti. «A partir de marzo 2020, la peste convirtió la esperanza en desolación, esparció la muerte, fracturó la economía… Terminamos con los dos candidatos que encabezaron la competencia de pitufos obteniendo juntos apenas el 18% del total de votantes. Más del 80% de electores no fue representado por ninguno de los dos. Y esas dos fueron las cartas que nos entregó el destino: juegues la que juegues, perderás», agregó.

Ciudadanos de cuarta clase

En una reciente entrevista con ABC en su casa en Chugur, ubicada en la provincia de Chota en Cajamarca, Castillo señaló que para él no fue una sorpresa su pase a la segunda vuelta. «El voto de los ciudadanos de cuarta clase me llevó hasta donde estoy hoy. De cara al bicentenario, el Perú despertó y se ha dado cuenta que no vivió una verdadera democracia. En Chota, botamos al terrorismo que fue Sendero Luminoso (la banda terrorista de corte maoísta). Hay un terrorismo de Estado que ha permitido que haya millones de pobres y cuando vas a protestar a Lima por tus derechos te dicen ‘terruco’ (palabra con la que se acusa a alguien de terrorista)», explicó Castillo.

Sobre las inversiones españolas en Perú, Castillo afirmó a este diario que no busca «ahuyentar a ninguna de las empresas», pero pretende convocar un referéndum nacional «para escuchar lo que diga el pueblo sobre el cambio de la Constitución de 1993». En caso de que se vote a favor de una nueva carta magna, se instalará una asamblea constituyente, apuntó, pero mientras tanto, garantizó la vigencia de la actual Constitución, que en su artículo 62 establece la seguridad jurídica de las empresas que invierten en el país.

Los grandes apoyos a Pedro Castillo se encuentran en los Andes y la selva amazónica, mientras que los de Keiko están en Lima, la capital, las ciudades costeras y fuera del país. Por ello la contienda entre Castillo y Keiko Sofía se ha decidido en la ‘foto finish’.

«Respetemos la voluntad popular. Los sondeos y los primeros resultados anticipan que la victoria se fraguará voto a voto», auguró Castillo tras conocer los primeros resultados oficiales. Por su parte, Keiko Fujimori hizo una llamada «a la calma y a la prudencia a los que votaron y los que no votaron por mí». «Vamos a esperar los resultados oficiales. Agradecemos desde ya a Dios y los peruanos», aseguró.

De Vargas Llosa a Mujica

Ambos candidatos contaban con padrinos de vuelo internacional: mientras el de Keiko Sofía Fujimori es el nobel de Literatura Mario Vargas Llosa(quien postuló contra su padre Alberto Kenya en 1990 y fue su declarado enemigo político desde el autogolpe de 1992 hasta esta elección), el de Castillo es el expresidente de Uruguay José Mujica.

Esta era la tercera vez que la hija mayor del exmandatario Fujimori Fujimori (1990-2000) se postulaba para ser presidente. En 2011 y en 2016, perdió frente a Ollanta Humala Tasso y Pedro Pablo Kuczynski, respectivamente.

El voto emocional

«Castillo pasó a la segunda vuelta sin haberlo esperado y mantuvo su voto por razones emocionales; en cambio, del lado de Fujimori ha habido una estrategia efectiva pero no perfecta donde Keiko Sofía Fujimori ha pedido perdón, al que yo considero tardío. Ha mostrado que Castillo representa un salto al vacío. Los aciertos de Castillo los veo en que representa el cambio, el uso del sombrero y que resalte que es un maestro», expresó Alfredo Torres, de Ipsos.

«La candidata Keiko Sofía Fujimori desarrolló una estrategia contra el comunismo que contó con el apoyo de los grandes de medios de comunicación y de muchos artistas, futbolistas y cantantes, pero esa campaña puede funcionar en Lima, no fuera de la capital», precisó Patricia Zárate, la directora del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Fuente: https://www.abc.es/internacional/abci-izquierdista-pedro-castillo-impone-peru-partido-202106080125_noticia.html