La Constitución ante la consulta

La Hora

Han transcurrido apenas semanas desde que las nuevas autoridades políticas del país asumieron sus cargos y vuelven los intentos de convocar a una consulta popular para reformar la Constitución.

Los cambios que se pretenden son profundos; se quiere alterar el diseño básico del Estado edificado en la última Asamblea Constituyente, por medio de la eliminación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social o la adopción de la bicameralidad en el Legislativo.

Por décadas, las consultas populares en Ecuador han sido, más que un intento ciudadano de mejorar el Estado o pulir la Ley, una prueba de popularidad del gobernante de turno. Es demasiado apresurado suponer que el régimen no sufrirá desgaste y que dichas propuestas serán aprobadas con la misma facilidad que enfrentaron, dadas sus particulares circunstancias, las de los dos anteriores gobiernos.

Al momento de hacer algo tan delicado como manipular la Constitución, es necesario tener en mente el largo plazo y, sobre todo, esbozar todas las posibles consecuencias inesperadas. Caso contrario, cada nuevo mandatario intenta ajustar las reglas a su medida y se cae en un interminable ciclo de manoseo de la Carta Magna que conduce a su desprestigio definitivo.

Llegará un punto, del que ya estamos cerca, en que la Constitución dejará de ser una herramienta de gobierno para convertirse apenas en una oportuna excusa para la inoperancia.

Fuente: La Hora https://www.lahora.com.ec/la-constitucion-ante-la-consulta/