Sin margen de error

La Hora

Como un ejercicio de memoria histórica, recordamos a la clase política las causas que condujeron al colapso del sistema político erigido sobre la Constitución de 1979.

Pese a la estatura de los líderes políticos de esa época y al inmenso anhelo ciudadano que acompañó el retorno a la democracia, el modelo terminó derrumbándose por su propio peso.

El estricto sistema de partidos, construido con la intención de tener un Legislativo fuerte, pudo traer gobernabilidad a largo plazo, pero, en lugar de ello, la miopía y las complejas personalidades de sus principales actores hicieron del bloqueo y el sabotaje la norma con la que tuvo que lidiar todo régimen.

Tan centrada estaba la atención de los políticos en las eternas disputas partidistas, que no alcanzaron a percibir la profundidad del hastío hacia los partidos y los legisladores que crecía entre la ciudadanía olvidada por sus gobernantes.

Así, en reacción a ello, el país se precipitó paulatinamente, desde 1997, en una vorágine que condujo primero al hiperpresidencialismo, luego al caudillismo y finalmente a la tiranía. Hoy, la clase política amenaza con reeditar el error de sumergirse en el cenagal de la pugna de poderes.

Ecuador es un país mucho más interconectado que en el siglo pasado; bajo ninguna circunstancia puede volver a una permanente inoperancia. No quedan más experimentos políticos; la única alternativa es el diálogo y el consenso, algo que el país no termina de aprender tras dos siglos.

Fuente: La Hora https://www.lahora.com.ec/editorial/sin-margen-de-error/