Poca efectividad de jubilación patronal levanta el debate sobre la inminente reforma

El Universo:

La baja aplicación de la jubilación patronal, que de acuerdo con expertos actualmente apenas llega a beneficiar al 5 % de los trabajadores, hace que varios expertos opinen sobre las posibles vías de reforma.

Ayer el ministro del Trabajo, Patricio Donoso, en entrevista con Ecuavisa habló de una eliminación de la jubilación patronal y su eventual remplazo por un fondo voluntario (que aún se define si tendrá aporte solo del empleado o si también tendrá algo del empleador). Esta sería la propuesta que se incluiría en la Ley de Oportunidades que el Gobierno piensa entregar a la Asamblea en pocas semanas más.

El ministro Donoso explicó que la jubilación patronal se estableció antes de que existiera la Ley del IESS, pero dice que ahora en términos prácticos es una suerte de “despido por antigüedad”. El problema es que algunas empresas prefieren despedir a su trabajador que pagar la jubilación patronal.

Por ello, el planteamiento es a cambio generar “un fondo propio del trabajador que lo vaya llevando a su bolsillo conforme pasa de empresas”. Al ser consultado si este fondo tendrá aporte patronal o solo del empleado, dijo que aún se está decidiendo, pero que “hay que tomar en cuenta que el patrono ya aporta al fondo de reserva”. También indicó que será voluntaria la creación del fondo. Lo más importante de esta medida es que evitaría que personas de mediana edad pierdan el empleo por acercarse al año 20 de trabajo en una misma empresa.

En el artículo 216 del Código del Trabajo se establece que tendrán derecho a la jubilación a cargo de empleadores los trabajadores que por 25 años o más hubieren prestado servicios, continuada o interrumpidamente. Dentro del despido intempestivo se indica que en el caso de que un trabajador hubiere cumplido veinte años, y menos de veinticinco años de trabajo, continuada o interrumpidamente, adicionalmente tendrá derecho a la parte proporcional de la jubilación patronal, de acuerdo con las normas de este Código.

Andrés Madero, quien fue ministro de Trabajo en el anterior gobierno, dijo que como parte de los consensos que se manejaron en el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios se acordó una reforma laboral en torno a la jubilación patronal. En ella se indicaba se haría una reforma para lo venidero.

El tema detectado, dijo Madero, era que la jubilación patronal se había convertido en un problema tanto para los trabajadores como para los empleadores. Los empleadores no tienen manera cierta de calcular ese valor a futuro y se genera una incertidumbre. Por ello, muchos terminan despidiendo a su trabajador cuando cumple 19 años. Explicó que para los empleados se convierte en una suerte de abismo por cruzar la etapa de 19 a 25 años, pues en cualquier momento los pueden despedir.

Sin embargo, aclaró que la propuesta de consenso era crear un fondo de inversión (administrado probablemente por empresas especializadas) con un aporte del empleador y del empleado (este último de manera voluntaria). La propuesta consensuada fue entregada al actual Gobierno, explicó Madero. En todo caso, opinó que es un despropósito que se piense en crear este fondo solo con aportes del propio trabajador.

Entre tanto, Jean Christophe Lievain, catedrático de derecho laboral de la Facultad de Derecho de la UDLA, ratificó que el problema de la jubilación patronal es que cuando un trabajador está a punto de cumplir 20 años puede ser despedido de forma intempestiva para evitarse el pago del proporcional de la jubilación patronal. Reflexiona que si un trabajador llega a cumplir los 25 años y recibe la jubilación patronal, el hecho es discriminatorio hacia otros trabajadores que también han trabajado el mismo tiempo, pero que por alguna razón no lo han hecho en una misma empresa.

Considera que el pago que debe hacer el empleador es de un valor alto, sobre todo para pequeñas empresas. En este sentido, explica que se pueden analizar varias alternativas de reforma.

Personalmente, dice, debería ser la más simplificada posible, por lo que propone unificar los sistemas del IESS y la patronal. Otra opción es un sistema de acumulación que iría engrosándose conforme el trabajador siga laborando, sin importar si está o no en la misma. Esta opción no es simplificada pues plantea un fondo adicional al del IESS. En el sistema de acumulación, si se contara con el aporte patronal, se lograría que este vaya provisionando con tiempo, lo que ahora no sucede. 

Fuente: https://www.eluniverso.com/noticias/economia/expertos-opinan-sobre-destino-de-la-jubilacion-patronal-en-ecuador-nota/