Skip links

El horror científico-tecnológico de las armas químicas y biológicas

Tal vez la gran decepción respecto a lo científico-tecnológico llegó con las grandes guerras del s. XX, cuando se comprobó cómo lo mejor de la inteligencia humana, aquella forma de pensar (el método científico) concebida para hacer nuestra vida mejor y desentrañar los secretos de la naturaleza, acababa siendo utilizada para fabricar tanques, gas mostaza, bombas nucleares o para planear una perfecta y racional logística de la muerte en los campos de concentración nazis.