Skip links

La prioridad de la memoria

 

Juan Pablo Aguilar Andrade: El más importante repositorio documental ecuatoriano lo debemos a la iniciativa privada. En 1929, el padre Aurelio Espinosa Pólit lo estableció para conservar las publicaciones hechas en el país; más de medio millón de ellas se han reunido desde entonces en la Biblioteca Ecuatoriana, a cargo de una fundación creada por la Compañía de Jesús, que ocupa el viejo edificio del noviciado jesuita en Cotocollao y lleva el nombre de su fundador.