Skip links

¿Por qué nos atragantamos con nuestra propia saliva?

Reconocerás el incómodo momento por las arcadas y la tos sin haber bebido ni comido nada en ese momento. En ocasiones, estas pueden venir acompañadas por falta de aire y dificultad para respirar o hablar. La tráquea se lleva la responsabilidad de que eso suceda.